domingo, 28 de abril de 2013

Memorias de un soldado desconocido: autobiografía y antropología de la violencia

El soldado que lo tenía bajo la mira de su arma no lo remató. Vio que el guerrillero era un niño no mayor de catorce años, flaco y harapiento. Los ronderos exigen que se mate al terrorista. El teniente resiste la presión, lo lleva al cuartel y lo gana para las fuerzas del orden. El muchacho aprende a leer y se hace soldado. Ahora lucha contra sus ex compañeros de Sendero Luminoso. Más tarde dejará el Ejército para intentar la vida clerical. Cipriani, entonces arzobispo de Ayacucho, lo rechaza porque el joven no era virgen. Los franciscanos, en cambio, lo aceptan, inculcan en él el valor concreto de la solidaridad y despiertan su interés intelectual, lo suficiente para que encuentre su verdadera vocación. Inicia entonces estudios de antropología, llega becado a México y escribe Memorias de un soldado desconocido (IEP, 2012), apasionante autobiografía de Lurgio Gavilán Sánchez y estudio vivencial sobre antropología de la violencia en Perú durante los años ochenta e inicios de los noventa.

Dramas de familia


El jueves 25.04.2013 Alonso Alegría y Alonso Cueto presentaron Dramas de familia (El Sistema Solar / El lenguaje de las sirenas / Ruido) en Librería Sur, abarrotado de gente.

Mariana de Althaus, visiblemente conmovida, agradeció los elogios (por cierto, muy merecidos).

Al final formé mi cola para que la autora firmara mi ejemplar. Escribió: "Para César, con cariño, un apasionado y atento espectador. Un abrazo. Mariana".

Esa noche leí de un tirón El lenguaje de las sirenas. Producto de ello acabo de modificar la entrada que le dediqué cuando la vi en escena. Y es que en teatro leer también es volver a vivir.

Los tres títulos son de altísimo nivel, pero Ruido, adicionalmente, ya se encuentra entre mis obras de teatro preferidas.

De Althaus, Mariana. Dramas de familia (El Sistema Solar / El lenguaje de las sirenas / Ruido). Alfaguara, Lima, 2013, p. 300.