jueves, 25 de diciembre de 2014

El maestro de Petersburgo

El premio Nobel va soltando supuestas escenas que, transformadas por el proceso creador, servirán a Dostoievski para elaborar Los Endemoniados. Si bien aparece el nombre del autor ruso y otros reales, y el eje de la historia será Nechaev y su grupo asesinando a un partidario arrepentido (en este caso, Pavel, el hijastro de Fiódor Mijáilovich), lo cierto es que dichas escenas no se condicen con la realidad. No es, pues, una novela histórica o biográfica.

Son datos que el autor sudafricano manipula y le sirven de pretexto para reflexionar, por ejemplo, sobre la relación padre - hijo, tanto en su sentido filial como en lo que significa la brecha generacional en materia política, utilizando el marco pre - revolucionario; o para averiguar cómo llega uno a transformarse en terrorista, cuál es esa razón, espíritu o sentimiento que transforma a las personas en seres capaces de considerar a sus semejantes en meros instrumentos de un fin supuestamente superior.

Coetzee, J.M. El maestro de Petersburgo. Debolsillo, Barcelona, 2003 (p. 271).


domingo, 7 de diciembre de 2014

Cambios

El autor chino construye su relato breve basándose en su autobiografía vital, mas no así la intelectual o literaria.

Es decir, sabremos que el personaje fue expulsado del colegio, se alistó en el Ejército de Liberación, ingresó al Departamento de Literatura y escribió Sorgo Rojo (p. 87), que fue llevada al cine, todo lo cual coincide con la vida del autor, pero no se describe su vocación ni influencias, apenas unas cuantas líneas dedicadas a las letras clásicas de su país (p. 36).

De transfondo tenemos a la República Popular China, desde la comunista hasta la que privilegia el éxito económico personal.

Como dice la contraportada, una novela personal, y tal vez por eso nunca antes un final había sido tan chocante.

Mo Yan. Cambios. Editorial Seix Barral S,A. Lima, 2013, páginas 127.

sábado, 21 de junio de 2014

Camino de una sola vía

La autora nos presenta la vida del filósofo Walter Benjamin en un drama de ideas que exige del lector tener conocimientos previos del contexto histórico y el pensamiento del personaje, en lo cual no hace concesión alguna.

Es una obra corta y condensada, en la que cada palabra ha sido colocada con deliberada precisión.

Es sumamente meritorio que la obra haya sido elegida por el Servicio Social de Comercio de la Gerencia de Cultura de la República de Brasil, junto a reconocidos escritores de:

  • Argentina, con Roberto Arlt "La isla desierta" (A ilha deserta)
  • Colombia, con José Felix Assad Cuéllar "Tribulaciones de un autor desconcertado, o la saga del espejo constante" (Atribulações de um autor desconcertado, ou a saga do espelho constante)
  • Uruguay, con Álvaro Ahunchain "El último tango" (O último tango)

  • Estas obras, junto con la peruana Sara Joffre "Camino de una sola vía" (Rua de mão única), son presentadas en español y portugués, en una muy cuidada edición.

    Joffre, Sara. Camino de una sola vía. SESC, Rio de Janeiro, 2013 (páginas 45)

    Limónov

    ¿Existe Eduard Limónov? Pensé que era un personaje de novela, pero en internet me enteré que realmente es un escritor y político ruso.

    Nacido en la URSS (1943), hijo de un funcionario de la KGB, en la adolescencia asumió el rol de rebelde sin causa, poeta, bohemio. Abandonó su país para establecerse en New York, donde pasó hambre y luego fue doméstico de un millonario. Sus novelas autobiográficas le ganjeraron un moderado éxito, sobre todo en París.

    sábado, 17 de mayo de 2014

    Calígula

    El dramaturgo Camus no me había convencido hasta ahora. Me decepcionó Los endemoniados, y Estado de sitio se me caía de las manos (no lo acabé, aunque me prometí retomarlo algún día). Pero la reciente reposición de Calígula a cargo de Ópalo Asociación Cultural, con Marcello Rivera en el papel principal y Sofía Rocha como Cesonia, me animó a regresar a sus dramas, y ha sido todo una decisión feliz.

    Leo que en 1945, año de su estreno, fue criticada de filosófica (un hombre que decide buscar lo imposible; que asume el rol del destino, arrinconando a los demás hasta generar sus rebelión; que lo desespera lo efímero de la felicidad y el dolor). Es filosófica, por supuesto, pero lo es dentro de la vitalidad y el color de las escenas.

    El hecho de conocer el trabajo actoral de Rivera y Rocha en obras anteriores, y tener simpatía por su siempre eficaz desempeño, hizo que durante la lectura sus rostros fueron los de los personajes y me los imaginé actuando y los aplaudí de pie (tanto, que no sé si vaya a ver la propuesta de Jorge Villanueva, aunque, seguramente, la curiosidad terminará ganándome).

    CAMUS, Albert. Teatro (El malentendido Calígula, Estado de sitio, Los justos). Editorial Losada, Buenos Aires, 1955 (tercera edición), Pág. 262.

    domingo, 27 de abril de 2014

    Prohibido entrar sin pantalones

    Novela ganadora de la bienal Mario Vargas Llosa, concedido en Lima, 2014.

    Nuestro premio Nobel la califica de excelente y le dedica El payaso trágico (La República, Lima, 06.04.2014), que me animó a leerla.

    Sin embargo, el doctor Ricardo González Vigil, contrario a su elegante estilo de solo criticar los libros que lo entusiasman, enfila baterías desde el mismo título de su artículo: Premio mayor, novela menor (El Comercio, Lima 14.04.2014).

    Lo cierto es que la novela se deja leer de un tirón y Maiakovski se hace vívido ante nuestros ojos (cierto es, en relación a su entorno histórico y literario, que no es poco decir).

    La disfruté tanto que, no bien la terminé, salí a buscar los poemas del gigante ruso, con el objetivo de algún día yo mismo colocar las comillas textuales, que el autor obvio para no interrumpir el ritmo vertiginoso ... y no se equivocó.

    Bonilla, Juan. Prohibido entrar sin pantalones. Editorial Seix Barral, S.A. Lima, 2014, páginas 382.